Baby led weaning (BLW): Guía con Información para empezar

¿Buscas información completa sobre el método baby led weaning (BLW)?

Has llegado al lugar correcto.

La alimentación del bebé es toda una fuente de preocupación para las familias. Cualquier cosa que les suceda generará dudas: si ponen mucho peso, si ponen poco, si comen demasiado de algún tipo de alimento, si hacen berrinches para no comer otros… ¿Verdad que te preocupa?

Sabemos que sí, y por eso hoy queremos contártelo todo sobre el baby led weaning, un método de alimentación que cada vez cuenta con más adeptos. Te lo encontrarás con ese nombre o con el de led baby weaning, pero no te líes: es alimentación complementaria dirigida por el bebé para después de dar el pecho en exclusiva.

Qué el método baby led weaning (BLW)

qué es baby lead weaning

El método de alimentación baby led weaning es una propuesta de nutrición para bebés en el proceso hacia la alimentación mixta, es decir, en la transición desde el pecho en exclusiva hacia el consumo de alimentos sólidos de una forma lo más autónoma posible.

Hasta ahora ese proceso se había basado en la introducción progresiva de ciertos alimentos, en función de lo que el/la pediatra fuera prescribiendo, pero con protagonismo de papillas y purés. Sin embargo, este método defiende una alimentación más consciente y respetuosa con el bebé para que sea él/ella quien marque sus propios ritmos en la asimilación de nuevas propuestas a su menú, y vaya consumiendo nuevos alimentos en función de sus gustos.

De lo que se trata, según sus defensores, es de que no desarrolle aversiones a algunos alimentos y, por extensión, a ciertas texturas y sabores. Será más probable que lo haga si se le obliga a comer.

Sobre el BLW en España

En España, varias instituciones y profesionales ofrecen amplia información sobre el baby led weaning o (BLW). Una de ellas es la Asociación Española de Pediatría, que explica en qué consiste, cuáles son sus ventajas, cuándo se puede empezar o qué alimentos introducir.

Además, hay empresas privadas cuyas páginas webs puedes consultar si tienes interés, y que tienen tienda baby led weaning para que te hagas con los accesorios necesarios.

Beneficios de hacer baby led weaning

La propia AEPD señala los beneficios de la alimentación BLW:

  • Comodidad y ahorro. El método a base de papillas y purés exige adquirir alimentos específicos, pero con el BLW el bebé come lo que hay en la mesa. El uso de papillas y purés, sin embargo, no es incompatible.
  • Acercamiento a su cultura. El bebé se irá acostumbrando a lo que se come en casa, lo que irá muy relacionado con la cultura de la familia. No tiene que hacer dobles transiciones: del pecho a las papillas, de las papillas y primeros alimentos a las comidas de adultos.
  • Aprendizaje por observación. Si lo comen mamá, papá o los hermanos mayores, el bebé les observará e imitará. Además, interiorizando que está rico, ya sean verduras, legumbres, frutas, etc. Lo ideal, claro, es optar por menús saludables.
  • Adquisición de habilidades. El bebé comerá a su ritmo, poco a poco, primero utilizando sus manitas y luego implementando el uso de cubiertos. No se le fuerza, y así se evita que las comidas se conviertan en un conflicto.

De todo lo anterior podemos extraer también que el baby led weaning es más saludable. Evita los potitos (al menos, un exceso de estos), de manera que se estará optando por ingredientes frescos y enteros, y no envasados que probablemente tengan un alto contenido en azúcares.

Cómo empezar baby led weaning

En cuanto a la introducción de alimentos, los propios pediatras recuerdan que el patrón tradicional insta a dar alimentos sólidos a partir de los cuatro meses, y con un orden correcto: cereales, frutas, verduras, carnes… Pero no hay base científica firme que avale ese patrón, así que las familias optaban por combinar las recomendaciones del pediatra con su propia intuición.

Lo que sucedía siguiendo ese método tradicional es que, al darle un nuevo alimento porque lo había recomendado el pediatra sin que el niño mostrara interés, se producía el conflicto. Por eso el BLW invita a cambiar el proceso: el bebé observa a sus familiares comiendo, los alimentos captan su interés y él/ella va comiendo a su ritmo.

Hay algunas restricciones, eso sí, que veremos a continuación.

Mejor libro baby led weaning

Lo mejor para conocer el método y ponerlo en marcha de una manera lo más adecuada posible es leer. Hay varios libros sobre BLW, entre ellos, Se me hace bola, de Julio Basulto. Sobre todo, ayuda a saber encajar las expectativas con la realidad en lo que respecta a la alimentación, por ejemplo, en cuanto a cantidades.

Otra también recomendable es Mi niño no me come, de Carlos Gutiérrez, que enseña a confiar en la capacidad del bebé para alimentarse y no “amargarnos” porque el proceso no va como esperamos.

En cuanto a libros de recetas para toda la familia, siempre en el marco del baby led weaning, puedes recurrir a los de Adriana Palazón o al de Begoña Prats, en otros.

Cursos

Hay cursos bien estructurados y guiados por especialistas que pueden introducirte en la práctica a un módico precio, de unos 20 o 30 euros dependiendo de la duración.

Si lo que buscas es un curso de baby led weaning gratis, lo mejor es que veas vídeos donde a través de entrevistas, consejos y trucos se ofrece muchísima información. También te puede servir este artículo sobre baby led weaning en PDF, que recoge el guion escrito de una mesa redonda de pediatras.

La trona, tu mejor aliada BLW

La trona puede convertirse en tu gran aliada para poner en marcha el BLW sin que tengas que gastar en nada más. Tiene grandes ventajas porque permite sentar al bebé a la altura adecuada y de forma segura, además de fomentar su autonomía. Simplemente, vas colocando pequeñas porciones sobre la bandeja limpia para que él/ella vaya comiendo.

Más abajo te contamos cómo hacer BLW a lo largo de los meses, pero ya habrás podido intuir que el método implica dejarlo todo “perdido”. El niño no tendrá asimiladas las destrezas para comer y dejarlo todo limpio, ni aunque se lo des tú, pero para eso las tronas también son ideales. Y es que la mayoría resultan muy fáciles de limpiar, e incluso tienen sillón con textiles impermeable y/o desefundables para poder lavar.

Igual de práctica resultará la bandeja. Especial mención merecen las dobles, cuya parte superior se extrae para lavar en el lavavajillas.

Platos y otros accesorios útiles

El mercado ya ofrece de todo, como platos y cuencos con cubiertos a juego, hechos en materiales libres de agentes tóxicos como la madera o la silicona, y que se pueden lavar fácilmente en el lavavajillas.

Entre los más valorados están las bandejas con varios compartimentos o huecos que te permite dividir la comida. Además, tienen base ventosa para ajustarse a la bandeja.

Igual de útiles son los vasos de aprendizaje, que evitan que los líquidos se derramen por todas partes.

Tabla de alimentos bebé OMS

Hay un gran variedad de alimentos a las que el niño puede tener acceso desde los seis meses. Pero es mejor evitar algunos:

  • Leche de vaca. Se recomienda no introducirla hasta el año, aproximadamente, porque tiene proteínas difíciles de dirigir para un niño tan pequeño.
  • Verduras de hoja verde. Tampoco se recomiendan antes del año porque tienen nitritos, que se incorporan al torrente sanguíneo, restan oxígeno y pueden provocar un color azulado en los pequeños. No es grave y tiene cura, claro, pero es mejor evitarlas.
  • Miel. Proporcionada en crudo puede contener clostridium botulinum, que puede provocar intoxicaciones. Aunque son poco frecuentes puede ser grave, así que igualmente es mejor esperar hasta el año.
  • Pescado azul de gran tamaño y marisco. En su caso, lo recomendable es introducirlos a partir de los dos años. Son animales marinos considerados grasos, pues filtran mucha agua y asimilan impurezas como los metales pesados (por ejemplo, el mercurio, el arsénico o el plomo).
  • Huevo crudo. Cocinado sí se les puede dar antes, pero el huevo crudo puede tener salmonela. Son los ácidos del estómago los que nos protegen en caso de intoxicación, pero el niño no los produce como un adulto. De ahí que sea mejor evitarlo.
  • Frutos secos. No es tanto por riesgo de atragantamiento, pues con cualquier otro alimento puede haber un accidente. Es porque el fruto seco absorbe líquido, por lo que alcanzará un tamaño bastante mayor si se aloja en su garganta y se puede ahogar.

Al margen de los anteriores, el niño a partir de los seis meses puede comer prácticamente de todo. Para tener más seguridad, puedes observar la tabla de la OMS.

Cómo hacer baby led weaning

Antes de empezar, debes convencerte de que el BLW va a convertirse en un desastre. No por el método, que puede ser efectivo, sino por el escenario: el bebé derramará comida dentro de la trona y se la esparcirá de lo lindo por sus manos y su cara. Sin embargo, es muy gratificante ver cómo poco a poco van progresando y ganando en autonomía.

➤ A los cinco meses

En teoría, hasta los seis meses no se recomienda hacer BLW, sino continuar con la lactancia materna en exclusiva. Esta es la recomendación de la OMS, pero solo es eso, una recomendación. Si quieres empezar antes, ten en cuenta los alimentos no recomendables que te comentábamos más arriba.

➤ A los seis meses

Debes sentar el bebé en su trona, erguido y con la bandeja puesta. Ofrécele la comida en lugar de dársela, para que vaya respondiendo a los estímulos.

Con solo seis meses lo ideal es proporcionarle palitos o tiras, por ejemplo, con verduras cocidas y partidas: zanahoria, brócoli, judías verdes, etc. Fruta como la manzana o la pera también están entre las posibilidades. En cuanto a cereales y carnes, puedes darle arroz blanco, quinoa o pollo, como sugerencias. Para beber, ofrécele su vaso de aprendizaje.

Puedes variar una comida sólida al día con papillas y leche materna.

➤ A los siete meses

Es buen momento para hacer dos comidas: el almuerzo y la cena. Puedes introducir más cereales, como el trigo, la avena o el pan, preferiblemente sin gluten. Se incluyen los macarrones, que pueden ser integrales, y en cuanto a carnes puedes introducir la ternera. Si das el pecho, puedes seguir haciéndolo a demanda.

➤ A los ocho meses

Si consigues darle cuatro comidas sólidas al día, verás lo mucho que ha avanzado. Es el momento de que introduzcas recetas completas, no solo alimentos por separado, por lo que comerá lo mismo que el resto de la familia. Comed juntos y motívale con frases del tipo: “¡Ummm! ¡Qué rico!”.

Prueba con el pescado y la clara de huevo (en tortilla u otro formato cocinado), además de nuevas frutas de temporada sin huesos ni pepitas.

➤ A los nueve meses

El pequeño ya comerá platos más elaborados y podrá hacerlo con algo más de orden. Tendrás que seguir teniendo mucha paciencia, por supuesto, pues cada bebé tiene su ritmo. Sigue introduciendo frutas y verduras según la temporada, y también el huevo ya completo (aún no en crudo).

➤ A los doce meses

Ya puedes introducir algunos de los alimentos considerados vetados, como la leche de vaca, las verduras de hoja verde o la miel. Introduce poco a poco y observa para que veas cómo le sientan y si le hace reacción.

Recetas BLW

A los ocho meses (o antes o después, dependiendo de cada niño) ya puedes introducir platos completos, como las carnes con su guarnición de verduras o la pasta con sus salsas. El niño debe familiarizarse con las recetas de los adultos, pues eso le permitirá ser un comensal más.

Considerando los consejos dados hasta ahora, ¿qué recetas son mejores? Te ponemos algunos ejemplos:

Judías verdes rebozadas

Las judías verdes son rechazadas por la mayoría de los niños. Es mejor dárselas al bebé cocidas desde los seis meses, pues su formato es ideal para esa etapa. Si no, lo puedes intentar más adelante con esta sencilla receta.

Solo necesitas judías finas, huevo, pan rallado y orégano. Pasa las judías por el huevo batido y por el pan rallado mezclado con orégano. Hornea a 200ºC durante 30 minutos, teniendo en cuenta que deberías darle la vuelta a los 15 minutos para un dorado crujiente y homogéneo.

Hamburguesas de pollo y zanahoria

Una receta ideal que puedes dar desde los seis meses, cortando a trocitos pequeños. Se familiarizará con la hamburguesa, un producto que a los niños les encanta, pero aprenderá a diferenciar lo bueno y casero de los ultraprocesados. Y es un plato apto para toda la familia en las cenas BLW.

Necesitas una pechuga de pollo bien picada, tres zanahorias, pan rallado y aceite de oliva virgen extra. Cuece las zanahorias o ponlas al vapor y, cuando estén blandas, machaca con el tenedor junto al pollo. Agrega pan rallado hasta que alcance la consistencia ideal, haz bolitas con las palmas de las manos y saltéalas en la sartén con el aceite de oliva hasta que estén doradas.

Porridge de avena

El porridge es una receta clásica del BLW, ideal para los desayunos porque resulta muy nutritiva. Puedes introducirlo a los siete o a los ocho meses, aunque te advertimos de que se avecina gotelé de avena por todas las superficies aledañas. Si quieres evitarlo, quizás sea mejor que esperes al año.

Con dos cucharadas de copos de avena y alguna bebida vegetal es suficiente. Si vas a usar leche de vaca, insistimos: espera al año. En un frasco, pon dos cucharadas de avena con leche y deja reposar en la nevera hasta el día siguiente. Lo ideal es que añadas toppings: fruta troceada, mantequilla de cacahuete, cacao puro… Puede consumirse tanto frío como caliente.

Preguntas frecuentes sobre baby led weaning

El método BLW genera opiniones bastante contrapuestas. Cada vez más familias lo ven como una buena idea por las ventajas ya expuestas, pero otras lo evitan por la suciedad, la sensación de que no come todo lo que necesita o el riesgo de atragantarse, entre otros temores.

Para despejar dudas, repasamos algunas de las preguntas más frecuentes sobre el método.

➤ ¿Cuándo empezar con el BLW?

Hasta los seis meses se recomienda la lactancia materna en exclusiva, y a partir de entonces esta se puede alternar con los alimentos sólidos. Si dejas de dar el pecho antes, será mejor optar por papillas y purés, pero sigue los consejos de tu pediatra.

➤ ¿Qué hacer en caso de atragantamiento?

Con una obstrucción leve el bebé toserá y eliminará lo que tenga en su boca, así que hay que animarle a que lo haga. Si es grave, las tos no funcionará, así que habrá que proceder de esta forma:

  • Pide a alguien que llame a urgencias.
  • Si el bebé está consciente, ponlo bocabajo sobre tu antebrazo, abre la boca y dale cinco golpes secos entre las escápulas, para intentar que el objeto salga por la boca. Si esto no funciona, ponlo bocarriba y haz cinco comprensiones torácicas en el centro de su pecho, más o menos a la altura de los pezones.
  • Si el bebé esta inconsciente, debes practicarle la RCP.

Aunque es cierto que las posibilidades aumentan con el BLW, estas no se eliminan al suprimir el método, pues los bebés se lo llevan todo a la boca. Por eso conviene que profundices y aprendas estas maniobras.

➤ ¿Se puede hacer blw mixto?

El BLW se puede hacer tanto con el pecho como con papillas y purés. Así sucederá a los seis meses, por ejemplo: puede seguir tomando leche materna a demanda, tomar una comida sólida al día y cubrir el resto con purés.

➤ ¿Qué opina la AEPD sobre este método?

La AEPD considera que el método tiene ventajas como las que ya te enumeramos en el apartado correspondiente. También te enlazamos una breve guía que te servirá como introducción.

➤ ¿Y qué dice la OMS sobre BLW?

Hasta donde sabemos, la OMS no se pronuncia específicamente sobre BLW o, al menos, no podemos enlazar ningún lugar en el que lo haga. Sus recomendaciones son más generales: alimentación complementaria a partir de los seis meses, que sea suficiente y variada, que no se abandone la lactancia materna, que se garanticen condiciones seguras, etc. El BLW puede cumplir con todos estos requisitos.

En definitiva, el baby led weaning es una práctica de alimentación en la que el niño toma protagonismo y no es obligado a ingerir determinados alimentos. Es él/ella quien examina, toca, huele y come lo que le llama la atención, correctamente estimulados por sus padres. Pese a sus desventajas, puede ser una buena idea para una transición eficaz, aunque para ello debes informarte bien y hacerte con los accesorios necesarios.